¿Quieres lucir un vientre plano este verano?

No te desesperes, aún podemos decir que no te ha pillado el toro… aún tienes por delante unas cuantas semanas para ponerte en forma. Si has llegado hasta aquí es porque te preocupa y necesitas una motivación para comenzar. ¡No te alarmes! ¡Vamos a ponernos las pilas!

 

Quien ya me conoce sabe que siempre lo cuento, y he sido una persona con tripita… Creía que era imposible eliminarla, pero desde que decidí cambiar mi estilo de vida, siento que he ganado en calidad de vida y he mejorado bastante mi físico, a base de entreno y alimentación he conseguido acelerar mi metabolismo. ¡Sin trucos ni píldoras mágicas! Entonces me pregunto, si yo pude… ¿Por qué tu no?

Hoy mi intención no es contarte lo que estás harto de leer, no comer pan blanco ni bollos o hacerte 500 abdominales al día… Ni tampoco darte los consejos básicos para tener un vientre plano y que ya hablé en otro post hace tiempo. Sólo quiero darte 5 datos curiosos que en su día aprendí y se me quedaron grabados en la cabeza, y estoy segura que te harán reflexionar y comenzar a cambiar el chip. Al lío:

 

  1. Beber agua ayuda a acelerar el metabolismo. El agua es un alimento que no tiene calorías. ¡Aprovéchalo! Divide tu peso total entre 7 y serán los vasos mínimos que tienes que beber en el día. Hay estudios que demuesran que  al beber suficiente agua, tu cuerpo tiene más oxígeno en el cuerpo, eso crea una combustión natural en tu cuerpo, saca los tóxicos del cuerpo, aumenta la alcanilidad del cuerpo y el cuerpo automáticamente empieza a quemar grasa. (Además de reducir tu hambre).
  2. Grasas por grasas. Come grasas saludables para eliminar la grasa sobrante de tu cuerpo. Las grasas saludables como las nueces, el aguacate, el aceite de oliva o coco virgen extra, las almendras, pescados o semillas… son grasas que ayudan a adelgazar, además de mejorar tu resistencia a la insulina e inclusive bajan el colesterol.
  3.  Aprende esta palabra y no la olvides: Bromelina. Es una enzima que te ayuda a hacer las digestiones de una manera más fácil. La puedes encontrar en la piña natural. No olvides las alcachofas, arándanos y espárragos que también son aceleradores de la disgestión.
  4. Las verduras son carbohidratos. ¡Si señor! ¿pensabas que sólo eran carbos el pan, la pasta y las harinas? Pues no, estabas muy equivocado. Los vegetales y verduras son carbos pero fibrosos que no elevan la insulina, son bajos en calorías, sacian e hidratan. ¡Tu mejor aliado de verdad!  (Os aconsejo, berengenas, calabacines, judías verdes, brócoli, espinacas…)
  5.  Reducir los carbohidratos confunde al cuerpo y a tu metabolismo y no ayuda a adelgazar. Come carbohidratos naturales, altos en fibra y libres de azúcar añadida con un % bajo de índice glucémico. Como por ejemplo, las frutas, la avena, arroz o pasta integral, batata…  Por si no lo sabías, los carbos son tu fuente principal de energía, si dejas de proporcionarselo a tu cuerpo, este se confunde y cree que tiene que sobrevivir. Tu cuerpo se vuelve listo y acumula la grasa en vez de quemarla para poder protegerse.

 

Antes de terminar de leer, quiero que recuerdes esto: NADA SE CONSIGUE SIN GANAS Y SIN ESFUERZO. Así que ponle un par de… un par de narices, entrena duro 4-5 veces por semana como mínimo y cuida lo que comes. Esto no es una moda. esto es una REALIDAD. Si quieres vivir tu realidad, comienza a currártela desde hoy.

 

 

Si te gustado me encantará que lo compartas o si tienes alguna duda, puedes dejarme tu comentario aquí debajo y te contestaré en cuanto pueda 🙂

¡Feliz día people!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*