Coaching

Ser asertivo. Cómo decir que no sin ofender.

¡Asertividad! Decir que no de una manera asertiva

¿Tú también has aprendido las maravillas de la asertividad? Tanto si es si como si es no…  Este post te puede interesar.

Cuanto más asertivos seamos más seguros de nosotros mismos seremos. Y ser asertivo no es ser egoísta, es una forma de buscar equilibrio entre decir siempre que si y decir siempre que no.

Muchas veces por no decir que no a tiempo, nos hacemos responsables de cosas y tareas que no puede o debe de hacer otra persona. ¿Te suena? 
Y encima a veces decir que no, nos genera miedo y en definitiva, frustración personal… y te preguntarás cómo me he preguntado yo mil veces… y el MIEDO como se va?? Bajo mi experiencia puedo decirte que se consigue…. 👉🏻👉🏻 HACIENDOLO👉🏻 Diciendo que NO.

Te dejo varias estrategias para que aprendas a decir que no sin sentirte mal:

1: NO vale con decir sólo que NO.Da una explicación breve de los motivos y ya.

2: Ponte en el lugar del otro, primero valida su opinión, luego dale tu motivo de por qué no, y si quieres puedes reforzarlo con algo positivo por ejemplo… Puedo pedir a alguien que te eche una mano, voy a buscarte otra alternativa aunque yo no pueda…

3: En caso de que te insistan mucho con algo, puedes confirmarle lo que dice y añadir que tienes que pensarlo. De esa manera podrás contestarle la próxima vez con la opción 2 😏

4: Atrás el CHANTAJE EMOCIONAL: se acabó, cansa que te lo hagan y deberías saber que cansa que tú también lo hagas a veces. Por eso, en esta situación tienes que dejar claro que el decir que NO, no significa que seas buena o mala persona, o querer o no querer, es cuestión de una circunstancia puntual que te hace decir que no. 🖖

5: La técnica del disco rallado me gusta, es mantenerte con tono calmado e insistente sobre el motivo por el que dices que no, y te apetece más hacer otra cosa.

Todo esto suena fácil en la teoría, y por supuesto que NO lo es jajaja‼️ pero para eso estás tú, para leerme, ponerlo en práctica y ser cada día un po quito más asertivo. Te sentirás mejor, avanzarás y desarrollarás tus herramientas personales.

Todo nuevo hábito necesita de un aprendizaje y de una práctica.

¿TE ATREVES A PRÁCTICAR la asertividad?

 

Si te ha gustado, puedes seguir viendo mi post sobre el poder del para qué 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.