¡MÍRATE AL ESPEJO!

La vida, la experiencia, los momentos, qué leches, el pedazo de proceso de coaching que llevo detrás hace que me cada vez sea más consciente de muchas cosas. La mayoría de las personas nos cuesta mirarnos al espejo y aprobarnos y querernos. Somos demasiado críticos con nosotros mismos y solemos encontrar antes los defectos que las virtudes.

Hoy os traigo una HERRAMIENTA de coaching muy POTENTE del famoso libro TRABAJO CON EL ESPEJO de Louise hay. Voy a enseñarte cómo cambiar de hábito y utilizar el espejo para DARTE LAS GRACIAS, apoyarte y en definitiva QUERERTE. (Realízalo 5 minutos al día por una semana entera.)
Por si no lo sabías, el principio del Trabajo con El espejo se basa en que la calidad de la relación que llevas contigo mismo influenciará la calidad de tus relaciones con todos los demás. Tu relación contigo mismo siempre se verá reflejada en las relaciones con los demás.
Cuando te quieres a ti mismo, puedes reconocer de manera más sencilla cuando te quieren los demás.  Cuando te amas, haces más fácil a los demás amarte.
Esta herramienta se basa en la AUTOACEPTACIÓN. Coge boli y papel que empieza lo molón!





 

  • Paso 1: Di observando tu reflejo: “Quiero comenzar a amarte y que tengamos una buena relación. Quiero aprender a amarte y que nos divirtamos en el proceso.” “…… (di tu nombre) estoy dispuesto a aprender a amarte.”
  • Paso 2: Repite cuatro o cinco veces, mirándote a los ojos: “Te quiero. Realmente te quiero.”
  • Paso 3: Obsérvate y di: “Lo que me digo, lo digo con amor. Todo lo que me digo en el espejo lo digo con amor.”
  • Paso 4: Mira a tu frente e imagina que se borran tus viejas creencias negativas, las creencias que te mantienen aferrado al pasado y no te permiten cambiar. Luego, repite, mirando tu rostro: “Realizo nuevas grabaciones de nuevas y positivas creencias y afirmaciones en mi mente.” “Dejo ir lo viejo, las viejas tensiones y miedos. Dejo ir la angustia y la tristeza, Dejo ir las antiguas limitaciones. Estoy en paz conmigo mismo. Estoy a salvo.”
  • Paso 5: Mírate en el espejo y repite: “Me amo y me apruebo”, varias veces. Luego repítelo a lo largo del día, en todo momento que puedas, cuando lo recuerdes “Me amo y me apruebo”, cien o doscientas veces apenas es suficiente.
  • Paso 6: Viendo tu rostro reflejado en el espejo di: “Te quiero y sé que estás haciendo todo lo mejor que puedes. Eres perfecto como eres. Te quiero.”
  • Paso 7: Feliz de haber llegado al séptimo día, felicítate, y pronuncia estas palabras: “Te quiero……(tu nombre), realmente te quiero  y estoy orgulloso de que estés haciendo tu trabajo en el espejo.” “Dejo ir lo que ya no necesito, soy amoroso, soy perfecto como soy.”

¡Pruébalo y me cuentas!
#FelizDía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.