¡Y te engañaría si te dijera…!



Te engañaría si te dijera que nunca he sentido miedos.

Te engañaría si te dijera que nunca tuve pensamientos negativos.

Te engañaría si te dijera que nunca me comparé e infravaloré.

Te engañaría si te dijera que nunca me he comparado y me no me he sentido capaz.

Te engañaría si te dijera que he tenido miedo al amor, a ser amada y a amar.

PERO ¡tranquil@! Todo eso cambia, cuando tu cambias. Tú tienes el poder de cambiar tu actitud y tu forma de actuar. 
Porque si siempre haces lo mismo, ¿qué tipo de cambio esperas tener?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.