MOTIVACIÓN es lo que te hace empezar, el hábito es lo que te mantiene.

Y de repente, aquí estamos, después de muchos meses de trabajo y sacrificio… Te levantas y te das cuenta de que de nuevo lo has vuelto a conseguir. Has llegado a tu meta. Se acabaron los vacíos existenciales, desmotivaciones y pensamientos negativos.


Y todo gracias a diferentes técnicas que he aplicado estos últimos 365 días y me han ayudado a conseguirlo. ¿Por qué no iba a compartirlo contigo? ¡Apunta!




CAMBIAR TUS HÁBITOS SÓLO DEPENDE DE TI.

 

Hoy en el blog, te traigo un post muy interesante con los 13 consejos que más me han ayudado a lo largo de mi reto y que a día de hoy me siguen ayudando. ¡Apunta!

1. Añade pequeños retos diarios (submetas) que te “cuesten” y hagan retarte TODOS los días.

2. Mantén una actitud de diversión, sácale la parte graciosa al asunto… Está demostrado que con una actitud positiva, conseguimos que cualquier actividad tediosa sea más interesante.

3. Añade música y ritmo a tu vida, incluye sesiones de baile, música, o cualquier tipo de actividad que te motive y lo hagas con pasión…

4. Un día de checking es necesario. Da igual semanal, cada 15 días, al mes… Pero es necesario que te marques un día para ir evaluando tus progresos. Eso te ayudará a motivarte o quizás darte cuenta de tus errores y poder cambiarlo. ¡Estas a tiempo! ¡NO TE ASUSTES!

5. ¡ATRÉVETE A HACER PÚBLICO TU RETO! Existen diversos estudios que demuestran que aumenta tu nivel de compromiso. En mi caso fue así, y estoy muy contenta de haberlo hecho.

6. Busca inspiración en otros pero no sólo en su físico, conoce su historia, sus sentimientos, el cómo lo hicieron posible.

7. Hazte fotos. ¡VIVA EL NARCISISMO! ¡OLE TÚ, y TU CUERPO!  Siéntete orgulloso de ti. No hay mayor motivación que la de uno mismo. Las comparativas son un chute 100% para seguir tu camino. ¡Que no te dé vergüenza!

8. GENERA VOLUNTAD Y COMBATE A TU PEREZA. Ejercicio muy básico y simple. Piensa en lo feliz que te sientes cuando consigues alcanzar tu submeta, y el “mal rollito” que te genera el NO hacerlo.

9. Rodéate de todo lo que necesitas para comenzar. ¡Esta técnica no falla!

10. EMOCIÓNATE. ¿Sabías que emocionarte con lo que haces aviva el recuerdo, te produce bienestar y estar apasionado fideliza el hábito? Pues ya sabes ¡A ser moñas todos! Fuera cosas, busca como te sientes cuando lo haces y visualiza lo que vas a conseguir, eso te ayudará a mantenerte motivado. Disfruta y sobre todo VIVE EL PRESENTE.

11. ¡PASA DE TU VOZ INTERIOR! Es muy cansina, no está acostumbrada a salir de su zona de confort… Cuando te hable… ¡Ni la escuches!

12. Lo que hagas, hazlo en serio. ¡No me refiero a que seas un muermo! Pero que sea algo prioritario en tu día a día ¡hazle hueco!

13. Tu nuevo hábito. TU NUEVA FILOSOFÍA DE VIDA. Esto hará que te encuentres calmad@ contigo mism@ y lo veas todo de otra manera. No pasará nada porque un día la líes con la dieta o te saltes el entreno, porque al día siguiente tendrás de nuevo la oportunidad de comenzar. Esto no es un todo o nada. Básicamente se trata de complementar tu vida con un nuevo hábito positivo a tu vida que sea para disfrutarlo y vivirlo día a día.

 

 

¡ A COMERNOS LA SEMANA PEOPLE! ;=)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*